Escribir con retales.

Hay una cosa que se llama improvisar, crear de cero o desarrollar algo siempre nuevo.
En gnu/linux creo que eso no sucede mucho, pues es un poco difícil improvisar nada cuando todos son puros detalles técnicos que debes aprender, dominar, configurar, ajustar y finalmente disfrutar.
En los que estamos en sistemas o máquinas que hacen cosas varias como sistemas pues sabemos lo que eso implica. Hay poco margen de improvisación. De aquí saltamos a las publicaciones o mejor dicho artículos varios que salen periódicamente en varios sitios a la vez. Muchos de ellos únicamente y exclusivamente para informar nuevas novedades, cambios de decisiones, promesas, sorpresas y alguna que otra cosa que llame la atención y no nos hallamos percatado antes.
De eso hay muchos u otros blogs que se dedican a llenar palabras, versiones y sobre todo “ilusiones” de que una cosa es mejor que la otra. Mejor librería, mas futuro, nuevo estilo y quien sabe que cosas mas.

A mi lo que mas me llama la atención es la individualidad, o como decir de ello, la magia por lo que una persona en cualquier sitio del mundo puede o no puede hacer, deja o no dejar de hacer con cualquier cacharro mínimamente informático.
Es indiscutible que si se para a pensar o plantear la cantidad de tareas, rutinas, funciones o actividades que puede hacer y sobre todo entregar una simple máquina digital sorprende, o mejor dicho abruma.
Por otro lado son muchos mas los que sin mucho que decir ni hacer se conforman con que haga bien lo que necesita hacer, es algo tan pero tan simple que no entiende porque incluso se le actualiza el sistema de forma autónoma, sistemática, innegociable y sobre todo en contra de su propia decisión si no lo ha podido prevenir a tiempo y con suficiente información.

Entonces nos encontramos y nos hallamos con un mero mundo de temas, artículos y sobre todo opciones casi incombustibles para disfrutar y transmitir de forma constante y perenne. No cabe simplificar mas ni cabe considerar que unos hacen un trabajo mejor o mucho mejor que otros, las novedades siempre son interesantes claro pero las otras novedades lo pueden ser mucho mas y sobre todo pasar sigilosamente o mejor dicho invisiblemente porque su propósito no es precisamente llamar la atención en ningún momento.

Se supone que siempre, siempre, pero siempre de los de siempre la última consecuencia y actos de una máquina tiene que ver con el usuario, dueño o función que está realizando. No se hasta que cierto punto esta perspectiva o necesidad de dominar las cosas de una forma tan “cómoda” o sobre todo tan destacable está haciendo cambiar de una forma si y siempre así todos los medios tecnológicos, a un paso mas por delante de lo que por propio peso o mejor dicho por propia dicha y capacidad propia puede o debe hacer.

Antes que se me olvide respecto el reclamo de las improvisaciones y sobre todo creaciones es muy cierto que llevamos varios años en tinta seca sobre ello, se reclama ya mucho que desde los años 90 del siglo pasado la informática ha evolucionado poco, muy poco si nos paramos a mirar bien. Esto si es un “grave” problema si nos atendemos a las estadísticas, lógica, y sobre todo consecuencias de los medios por delante de las personas. Pensar que todas ellas se rinden o se vanaglorian de lo ya alcanzado es un tremendo error que solo aun nos da mas reclamo, mas autoría y sobre todo mas importancia a los que comenzamos, vivimos y experimentamos de una forma curiosa su inicio. O sea sobre los años 80. Que los recién nacidos de ahora o incluso de hace quince años todavía no vean, no improvisen o sobre todo no crean nada nuevo es de miedo, es de órdago y es de saber que puede pasar o suceder cuando esta generación realmente avance.

Me recuerda y me hace ver que al fin y al cabo la informática es algo mas como el resto de las cosas, la bicicleta aun por mucho que se haya avanzado hoy en día sigue siendo exactamente igual y lo mismo que lo hicieron los primeros modelos, dos ruedas, un manillar y un asiento, de esto no hay nadie que lo cambie, nadie. Nada mas que para nosotros el cuadro, el material, la forma y posición de manillar, el asiento obviamente inconfundible e intransferible para nadie, pero es nuestra bici, nuestro camino y sobre todo nuestro excelente paseo y avance respecto el lugar y como del tiempo. Algunos de nosotros hacemos eso mismo pero con la informática, hacer cosas tan peculiares como intransferibles a los demás pero disfrutamos mil.

¡Buen fin de semana! XikuFrancesc