¿Dónde está mi queso?

En un domingo relajado, como suele ser algunos durante el año, te permite leer un poco la prensa general pero con perspectiva distante para tratar de sacar nuevas conclusiones. Y una de ellas es por ejemplo deducir que la mejor metáfora que se puede encontrar a atribuir a los que estamos fascinados con los sistemas es famoso titular de un libro que decía algo así como “¿Donde está mi queso?”. Sucede cuando sin querer queriendo saltan o mejor dicho coinciden unas ideas con otras en lo que los contrastes o búsquedas de sentido llegan e interpretan solos.

Sabemos y reconocemos que no solemos ser de los que nos coformamos con lo de menos ni mucho menos, no nos importa tener que repetir o escribir muchas veces durante unos días unos textos que luego no usaremos más, pero si queremos confirmar, validar, revisar, diagnosticar y sobre todo evaluar en nuestras posibilidades, medidas, recursos y medios, que las cosas funcionan bien de una manera o de otra.

Nos reconocemos como los “terribles enfants” que quieren jugar a lo que no siempre el juguete estaba a la vista, si es que como juguetes los ha habido y hay de infinitos en toda la historia, desde cualquier civilización anterior hasta hoy; pero eso no queda ni quita que incluso en esta breve pero muy brevisima historia de la informática se ha hecho ya de quien sabe cuantos cientos o miles de juegos que con el tiempo, moda, tendencia o técnica se han quedado en el olvido, debajo el teclado o dejado en segundo plano cuando todavía es muy divertido, muy ameno y como no tambien muy muy práctico.

Irónicamente descubrimos que, gracias a disponer de varios medios paralelos de comunicación, seguimos todavía tan anchos, tan frescos y sobre todo tan disponibles para quien quiera visitar. Sabemos muy bien que nuestra “publicidad” es nuestra autenticidad y nuestro compromiso, no lo que obtenemos luego después de todo. Lucro es una palabra que casi se podría decir que nos aterra, repulsa, porque como bien sabe (mas bien “muy bien”) el gato cuando cae en un hoyo de curiosidad luego es muy pero muy difícil salir de ahí no ya sano y salvo sino incluso ya no afectado, influenciado o alterado de una forma u otra. Sabemos que a nadie le disgusta un buen gusto y mas cuando uno se acostumbra muy pronto al estilo de vida tan “ocioso” o cómodo.

Luego en nuestro tiempo de “imbestigasion” vemos y encontramos otros grupos, pasiones, manifestaciones, y sobre todo especialidades de cada método y truco que lo podemos asumir, implementar, desarrollar y construir. Aprendemos, insertamos contenido, hacemos nuestras bromas, dejamos nuestro sello o marca, provocamos a los otros curiosos que descubran, abrimos comentarios, creamos salas y sobre todo no dejamos dormir ni morir las máquinas.

Pero como al principio se mencionó, no nos conformamos con un solo queso, y ni aunque el queso sea como gruyere con sus huecos libres o vacíos, casi por ahí se siente mejor el propio aroma de la libertad. Sabemos que de gustos, especialidades, aromas, formas de hacer, modos de conservar, contenido, ingredientes, frescura y calidad todos todos son excepcionales e inconfundibles.

¿Acaso en la vida no hay nada mejor que buscar cual es tu queso o quesos? #pueseso

Una frase irreonocible sería por ejemplo “cuando la marmota maulla debate precisamente en el agora”, #soloparaentendido

El regreso al lado oscuro.

No estaba planeado pero todo ocasiona efectos más pronto que tarde. La sorpresa fue evidente, en parte se podía esperar pero a la vez la confirmación siempre tiene su aquel aliciente que inquieta a más de uno. La cabeza del diablo aparece siempre por ciertos huecos.

Después de muchos años sin necesidad de tocar elementos privativos, después de muchas maneras de sobrevivir en un oasis de posibles respuestas, nos vemos reducido y sobre todo simplificado a lo que son las cosas evidentes, comunes y generales, o sea nos gusten o no.

Solo ha hecho falta una semana, pero una semana quizás más que suficiente para percatarse que “ni modos” así son las cosas, y ya no solo es por usar esa herramienta teóricamente administrativa y sobre todo que resuelve muchos problemas, sino que sorprende aun muy gratamente como se debe usar. Encontrando dentro de ella unas normas tristemente inauditas así como insospechadas, un ejemplo de esto es que se debe usar si o si o también por que si las mayúsculas. Luego claro me quejo de que algunas personas sin darse cuenta y sin querer pues se pasan el día escribiendo en puras mayúsculas. Ahora les entiendo.

Pasar el lado oscuro con ciertas herramientas todavía libres, abiertas y sobre todo sin costo (que solo así lo entiende la empresa) es un reto interesante regresar a lo que por años no había sido, pero la verdad o la cruda verdad de ella misma parece que siempre sale a flote constantemente e incesantemente.

No se como será el tiempo, no se como sobreviviré, no se como funciona o funcionará todo el mecanismo, solo por si acaso ya puse método respaldo de forma automática, aquí uno ya no fía de cualquier posible caída. El miedo o pánico parece existir por los primeros días, las dudas, así como las sospechas enormes de no saber si estamos haciendo las cosas bien confirma que queremos de una forma u otra un punto retorno reconocible y accesible. Muchas veces uno dice “solo por si las moscas”.

Regreso al lado oscuro, siento al viejo Bill Gates mucho mas lejos de lo que me esperaba, me he encontrado con un ecosistema que ha sido por instante un poco crudo, duro y sobre todo desesperantemente inmanejable. Me confundo y todavía no se si es un Win8, un Win10, o una terminal de otro Win Server. El caso es que las ventanas están por ahí y no debo distraerme tanto, sino ir al grano y dejar las cosas “como son”. Recordando a veces como hacía antes y sobre todo con que programa o herramienta divertida te ayudaba.

Pero ahora toca reciclar muchas cosas, los mejores recursos, las mejores herramientas, los mejores trucos, la velocidad, incluso algunas teclas función nuevas hace que te sitúes en otro nuevo nivel. Mi mente busca mi anterior escritorio, busca las teclas y sobre todo la libertad de abrir terminales, ordenes y ficheros mas simples, sencillos y humildes.

Me declaro irreversible, irreconocible, insospechado, incluso inhóspito, pero curiosamente el fin de todo es el bien, el beneficio y sobre todo los buenos resultados. No lo dudo, no lo cuestiono, pero de ahí ha decir que el fin justifica los métodos y los medios pues no se, “que quieres que te diga”.

Se terminan no los juegos olímpicos, sino unos.

Quizás es hora ya de sacar ciertas conclusiones (si es que se puede considerar así) sobre algunos, pocos o muchos detalles que han dado en especial siguiendo estos días los JJOO Brasil 2016, sin duda han sido a la vez muchas noticias extra deportivas que han marcado un poco no la tendencia pero si el tono, color y forma que se estaba gestando en Brasil la gran fiesta.

Lo que más me gustó comprobar este año con los JJOO Brasil 2016 es que todo evento ya tiene digamos su plataforma y sus recursos mas o menos establecidos. Me ha hecho ver, recordar o incluso confirmar que “todo estaba atado y bien atado“. Es como decir que los medios necesarios para cumplir ya se saben perfectamente cuales son. Atletas, uniformes por paises, integrantes, entrenadores, patrocinadores, calendarios, programas, horarios, rutina, puntualidades, y finalmente ejecutarlo a la máxima perfección posible.
El material se dispone fácilmente hoy en día, el transporte es solo una operación más, solo luego al final podemos dejar un poco de logística para cada país de turno que le toca recibir o mejor dicho organizar tal evento, pero es ya casi minúsculo o simbólico lo que llega a ejecutar o proceder de forma autónoma.

Lo que mas me gustó ver y comprobar incluso en las mismas imágenes de los juegos olímpicos fue descubrir como muchas muchas cosas lo tapaban con simple lona, una tela normalmente de plastico aunque puede haber de otro material, pero unos colores muy vivos para así disimular o sobre todo dar un color y una entonación acorde a lo necesario por ver y para ver siempre en Tv.
Que el espectador no tenga ni el tiempo, ni la necesidad, ni la sospecha de que todo es solo eventual, casual y muy temporal. Aqui te lo monto aquí te lo dejo ahora. Es como decir siempre que “vivamos el momento, ahora” y luego ya veremos. El presente obviamente es muy presente, el futuro lo dejamos para otros que no hay nada o mucho por decidir todavía.

Tengo cierta sospecha aunque no ando nada seguro pero me dio la sensación de que ajustaron todo el calendario a estas cortas semanas llenas de actividades por día. Ha sido casi una carrera maratoniana que si bien incluso se han realizado algunas actividades sin haber realizado la ceremonia apertura, o mejor dicho apenas pocas horas después de la ceremonia comenzaron las primeras actividades casi “sin pausa para la publicidad“.
De hecho no dudo que estos se tenían que apurar un poco pues precisamente en muchos otros paises comenzaban ya sus clásicos torneos de apertura y no se puede ni sobreponer, ni desprogramar ni mcuho menos descompensar un deporte por otro. Pues todos deben recibir paralelamente el trozo de tarta o pastel que le corresponde y mañana al siguiente de turno.

Afortunadamente como desafortunadamente hay cosas que siempre escapan de la mano a toda organización, sea del color que sea el protocolo o control que se quiera llevar, esas peticiones de mano y sobre todo esa facilidad con la que en pleno verano y país de fiesta se ha aprovechado para declarar amor, sea del género que sea y hacia la persona que sea, sin preocuparse en lo mas mínimo como en lo que la verdad quiere decir y transmitir : no tiene precio.

Veremos ahora los próximos dentro de cuatro años, que quizás hasta parece un poco lejano pero dudo lo puedan adelantar un poco mas, la tradición olímpica tiene lo suyo, solo los juegos de invierno que será dentro de año y medio calmará un poco ciertos ánimos. Disfrutaron y gracias, pues ya nadie les quitará lo bien bailado.

XikuFrancesc

Escribir con retales.

Hay una cosa que se llama improvisar, crear de cero o desarrollar algo siempre nuevo.
En gnu/linux creo que eso no sucede mucho, pues es un poco difícil improvisar nada cuando todos son puros detalles técnicos que debes aprender, dominar, configurar, ajustar y finalmente disfrutar.
En los que estamos en sistemas o máquinas que hacen cosas varias como sistemas pues sabemos lo que eso implica. Hay poco margen de improvisación. De aquí saltamos a las publicaciones o mejor dicho artículos varios que salen periódicamente en varios sitios a la vez. Muchos de ellos únicamente y exclusivamente para informar nuevas novedades, cambios de decisiones, promesas, sorpresas y alguna que otra cosa que llame la atención y no nos hallamos percatado antes.
De eso hay muchos u otros blogs que se dedican a llenar palabras, versiones y sobre todo “ilusiones” de que una cosa es mejor que la otra. Mejor librería, mas futuro, nuevo estilo y quien sabe que cosas mas.

A mi lo que mas me llama la atención es la individualidad, o como decir de ello, la magia por lo que una persona en cualquier sitio del mundo puede o no puede hacer, deja o no dejar de hacer con cualquier cacharro mínimamente informático.
Es indiscutible que si se para a pensar o plantear la cantidad de tareas, rutinas, funciones o actividades que puede hacer y sobre todo entregar una simple máquina digital sorprende, o mejor dicho abruma.
Por otro lado son muchos mas los que sin mucho que decir ni hacer se conforman con que haga bien lo que necesita hacer, es algo tan pero tan simple que no entiende porque incluso se le actualiza el sistema de forma autónoma, sistemática, innegociable y sobre todo en contra de su propia decisión si no lo ha podido prevenir a tiempo y con suficiente información.

Entonces nos encontramos y nos hallamos con un mero mundo de temas, artículos y sobre todo opciones casi incombustibles para disfrutar y transmitir de forma constante y perenne. No cabe simplificar mas ni cabe considerar que unos hacen un trabajo mejor o mucho mejor que otros, las novedades siempre son interesantes claro pero las otras novedades lo pueden ser mucho mas y sobre todo pasar sigilosamente o mejor dicho invisiblemente porque su propósito no es precisamente llamar la atención en ningún momento.

Se supone que siempre, siempre, pero siempre de los de siempre la última consecuencia y actos de una máquina tiene que ver con el usuario, dueño o función que está realizando. No se hasta que cierto punto esta perspectiva o necesidad de dominar las cosas de una forma tan “cómoda” o sobre todo tan destacable está haciendo cambiar de una forma si y siempre así todos los medios tecnológicos, a un paso mas por delante de lo que por propio peso o mejor dicho por propia dicha y capacidad propia puede o debe hacer.

Antes que se me olvide respecto el reclamo de las improvisaciones y sobre todo creaciones es muy cierto que llevamos varios años en tinta seca sobre ello, se reclama ya mucho que desde los años 90 del siglo pasado la informática ha evolucionado poco, muy poco si nos paramos a mirar bien. Esto si es un “grave” problema si nos atendemos a las estadísticas, lógica, y sobre todo consecuencias de los medios por delante de las personas. Pensar que todas ellas se rinden o se vanaglorian de lo ya alcanzado es un tremendo error que solo aun nos da mas reclamo, mas autoría y sobre todo mas importancia a los que comenzamos, vivimos y experimentamos de una forma curiosa su inicio. O sea sobre los años 80. Que los recién nacidos de ahora o incluso de hace quince años todavía no vean, no improvisen o sobre todo no crean nada nuevo es de miedo, es de órdago y es de saber que puede pasar o suceder cuando esta generación realmente avance.

Me recuerda y me hace ver que al fin y al cabo la informática es algo mas como el resto de las cosas, la bicicleta aun por mucho que se haya avanzado hoy en día sigue siendo exactamente igual y lo mismo que lo hicieron los primeros modelos, dos ruedas, un manillar y un asiento, de esto no hay nadie que lo cambie, nadie. Nada mas que para nosotros el cuadro, el material, la forma y posición de manillar, el asiento obviamente inconfundible e intransferible para nadie, pero es nuestra bici, nuestro camino y sobre todo nuestro excelente paseo y avance respecto el lugar y como del tiempo. Algunos de nosotros hacemos eso mismo pero con la informática, hacer cosas tan peculiares como intransferibles a los demás pero disfrutamos mil.

¡Buen fin de semana! XikuFrancesc

Un progreso que se regresa a los orígenes.

Una de las cosas claras que voy viendo conforme pasa el tiempo (y luego voy aprendiendo también) es dar las cosas la importancia que tiene, aunque muchos dicen que no la tienen pero luego… ¡ai caray!

Hay unos detalles que si bien para unos es irrelevante para otros es imprescindible, o de la misma forma que si para uno es inevitable pues para otros es “colateralmente” beneficioso, las empresas de una forma u otra pues acaban apoyándose cuando ya tienen cierto ámbito, cierto tamaño y cierta infraestructura, con la excusa de que dejarían sin dar de comer a muchas personas pues deben seguir con el mismo rol una y otra vez,

En el caso de ahora que quiero tratar un poco es la indiscutible experiencia sobre mis propia palabras en redes sociales, y una de ellas es la que usamos en las mas comunes como por ejemplo las dos mas grandes u omnipresentes como twitter y facebook.

En el lado de redes libres uno es propietario de sus propias declaraciones, intenciones, locuciones, exposiciones e incluso discusiones, en el otro ámbito no eres el propietario en ninguna de las maneras, porque siempre habrá algo o alguien en donde/que hará un buen (mal) uso de ellas.

Digo mal entre paréntesis porque eso no le incumbe nada a nadie, pero como son con intereses particulares entonces si se explaye en sus propios pretextos que a nadie le justifica ni necesita, todos ya sabemos bien porque y para que es la razón de ser de una empresa.

Esta metáfora me llegó hoy en la experiencia de ver problema de unos usuarios en un sistema propietario, en donde se quejaba de que sus respectivas maquinas tomaban unas decisiones por propia cuenta.
Nunca jamas de los jamases he visto nunca ninguna maquina que si bien desde la época de Commodore, Amstrad, Sinclair, e incluso las primeras Pc’s que tomasen unas acciones o unas cuentas independientemente del usuario.

El usuario tiene o mejor dicho tenía siempre el gran poder y el gran beneficio de la decisión, hoy ni tan cerca estamos (o están) en eso, con la excusa del avance o lo peor de todo con la premisa de ayudar a todo usuario de todo nivel, estos pues toman decisión y acción antes que te des cuenta.
De ahí que luego para que estemos un poco mas tranquilo usamos pues medios y plataformas comúnmente llamado gnu/linux, en donde no solo sabemos que no tomará absolutamente ninguna decisión, sino que aun matizaremos como, donde, cuando, porque, hasta que, y sobre todo hasta cualquier consecuencia que pueda resultar de ella o de ello.

¿Te puedes fiar de tu propia máquina? ¿Sabes que hace o esta haciendo mientras? ¿Te sorprende que adelante o adivine tus propias acciones? ¿No te ocasiona la menor sospecha que algún día haga algo que ni remotamente contemplabas pudiera realizar? ¿Te gusta que te ofrezca tanta ayuda personalizada? ¿Ni sospechas ingenuamente que puede hacer algo mas “que ayudar“?

Entonces si comenzamos a reunir cuentas, si nos confiamos de algo que desconocemos, y no nos confiamos de algo que podemos aun conocer hasta incluso en su propio código (en lo que ha sido programado o desarrollado), veremos pues esa diferencia en que por un lado no se entiende y por otro lado menos se entiende que no se supervise de alguna u otra forma las acciones y decisiones de una simple máquina.

Y lo mejor de todo es subestimar, muchos subestiman que las cosas no se pueden hacer así o asá, pero es curioso como al final consiguen hacerlas, consiguen contemplarlas o incluso en lo mejor de todo consiguen adelantar resultados y sobre todo beneficios. Las estadísticas obviamente están en mano de las máquinas, que gracias a su descomunal velocidad y sobre todo abrumada facilidad de realizar cualquier mínima operación, facilita unos resultados, unas conclusiones o incluso unas hipótesis que son difíciles de rechazar o ignorar.

Mi ordenador no sabe a quien voy a enviar un correo, mi máquina no envía nada a nadie, y lo se en mayor y mejor grado que en lo que desconozco. Mi ordenador no instalar actualizaciones cuando le da la gana al apagar, mi ordenador no busca ni tiene enlaces para descargar nuevas fuentes alternativas ni comerciales. Mi ordenador es eso : mi ordenador, con mis datos, con mis fuentes y con mis cosas privadas. Como si estuviese todavía en los años 80 con el Commodore 64/128, aquí se hace lo que uno en particular decida, aunque sea muy poco lo que sepa hacer, pero el ordenador tampoco se pasa “de listo“.