La vida hecha Facebook

No os voy a cansar con lo que ya sabéis de la invasión que supone utilizar Facebook. Lo que quizá algunos no se hayan percatado es que el “Facebook way of life” fue “naturalizado” también fuera de la red.

El estilo Facebook de pedir y estimular el uso del nombre real, la publicación de innúmeros datos personales, bien como fotos, videos y comentarios está inundando la vida. Ejemplo: es cada vez más común que bares, pubs o discotecas pidan la presentación del DNI a su público.

La negativa en identificarse es motivo para no acceder al recinto. Y la gente no ve nada malo en ser tratada de manera policíaca para entrar en un pub – los que frecuentan los pubs de moda están acostumbrados a publicar todo sobre sí mismos, incluso con el horario en que llegaron al local.

Como la persona puede informar datos falsos, algunos establecimientos solicitan la presentación del documento. ¿Política de privacidad de datos del local? Estaba en una servilleta, pero se mojó.

Voy a saltar la parte de los edificios públicos y privados que exigen no solo que presentes el DNI pero también te hacen una foto – a pesar de que el recinto tiene circuito de cámaras. Y te piden para sonreir.

Tan grave como tener que identificarse para tomar una cerveza en la vida real es lo que hacen de manera descarada algunos servicios en la red. En Brasil es popular el Tinder, aplicativo para adolescentes encontraren adolescentes en plan “romance” – siendo que la mitad de ellos, según encuesta, está en relacionamientos, pero la ética es tema para outro post.

Política de "privacidad" de Tinder
Política de “privacidad” de Tinder

Entre las atrocidades de su política de “privacidad”, Tinder dice que no RECONOCE el deseo expreso de los usuarios de no ser rastreado (Do Not Track) pues “el concepto no está bien definido por la indústria”. Es difícil imaginar un pretexto más absurdo. No me ratrees, cabrón, es exactamente lo que dice.

Por ni hablar de las cookies que nos están poniendo gordos de tanto comer cada vez que consultamos temas críticos como…la meteorología. Facebook estableció el modelo de invasión consentida a la privacidad.  La vida hecha Facebook es bastante peor que la imaginada por la ciencia ficción. Y nadie parece se importar. Que venga el chip subcutáneo.

Rebelión centenaria

¿Qué es una nación? Dice el historiador Benedict Anderson que es una “comunidad política imaginaria1”. En la Pascua de 1916, un grupo de rebeldes irlandeses decidió que su isla sería una nación y que pondrían fin a la dominación británica. Así empezó el alzamiento que en 2016 completa cien años con múltiples celebraciones en el país – pero que curiosamente es poco difundido fuera de Irlanda.

El alzamiento, que los irlandeses llaman de “Rising”, fue duramente reprimido por las fuerzas británicas y desafortunadamente no recibió el apoyo externo que necesitaría para resistir. Por eso duró poco: fue aplastado en menos de una semana, tuvo sus líderes encarcelados y fusilados2. Pero ya habían redactado y proclamado la independencia de Irlanda con un texto de vanguardia que hacía referencia explícita a las mujeres, que participaron directamente en la rebelión armada, y a su derecho a votar.

Hay que recordarse que Europa enfrentaba la sangrienta Primera Guerra Mundial (1914-1918) y el ejército inglés lógicamente estaba en los frentes de batalla en 1916 – con apoyo, irónicamente, de irlandeses tanto “unionistas”, que defendían la permanencia de Irlanda en el Reino Unido, como de independentistas. El acto de proclamación fue firmado por siete líderes y divulgado el 24 de abril de 1916, un lunes, después de tomar de asalto el edificio central de los Correos (GPO, en inglés), transformado en su cuartel general en el centro de Dublín3.

El edifício de los Correos destruido
El edifício de los Correos destruido

A pesar de la sorprendente acción y de sus tareas de guerra en Europa, los británicos reaccionaron rápidamente y rodearon el centro de la capital. Los rebeldes no fueron capaces de tomar el puerto, lo que permitió que los ingleses transportasen hombres hasta Dublín. Al final de la semana ya tenían 16 mil soldados solo en la capital.

Con su cuartel general destruido y en llamas, los rebeldes tuvieron que abandonar el edificio. Tumbaron paredes vecinas para acceder a un conjunto de casas de una calle lateral. Hoy la población de Dublin lucha para evitar la construcción de un centro comercial en el lugar y preservar la arquitectura de los inmuebles. El edificio de los Correos sigue en el mismo lugar, una referencia de la ciudad.

La rebelión fue vencida con fuerza extremada. Los historiadores cuentan que la población, adversaria del movimiento en su principio, por la violencia de una guerra en el centro urbano y por no comprender su propósito, cambió de opinión cuando los líderes del alzamiento fueron ejecutados. Los rebeldes declararon su rendición para evitar más muertes entre civiles y salvar sus seguidores heridos.

En el espacio de nueve días, 15 líderes fueron fusilados – además de otro más tarde ahorcado en Inglaterra –, pero también el joven William Pearse, cuyo único crimen era ser hermano de Padraig Pearse, unos de los líderes del alzamiento. El socialista nacido en Escocia James Connolly4, nombre fundamental en la rebelión, fue fusilado a pesar de estar gravemente herido, aumentando la indignación entre el pueblo5. La independencia aún no llegaría – la declaración fue hecha solo en 1919 –, pero estaba lanzada la semilla definitiva que cambiaría el rumbo del largo proceso del fin de la dominación británica (excepto, claro, en Irlanda del Norte).

El centenario del alzamiento fue intensamente celebrado en marzo y abril, pero sus eventos siguen por todo el año. Con miles de actividades y una amplia cobertura en la prensa, los irlandeses fueron tomados de un sentido patriótico que quizá explique por qué la fecha es poco difundida fuera del país. El primer ministro conservador británico, David Cameron, anunció en marzo que el Reino Unido tendría en junio de 2016 un referéndum sobre su permanencia en la Unión Europea. En ese contexto, el ejemplo de una pequeña isla de 5 millones de habitantes que declaró independencia y eliminó la pobreza es bastante arriesgado, sobre todo en una Europa que afronta cada día mayores problemas para contener sus rebeliones. Mejor no darles ideas y dejar el pasado en los libros de historia.

 

1Así lo describe en su libro “Imagined Communities: Reflections on the origin and spread of nationalism(1983)

2Aquí hay un relato detallado de la rebelión:  http://www.lahaine.org/est_espanol.php/a-los-cien-anos-del

3La Universidad de Cork hizo una página especial (en inglés) con la línea del tiempo de cada día: http://theirishrevolution.ie/timeline-events-easter-week-1916/

4Un documental de la televisión irlandesa sobre James Connolly: https://youtu.be/vWGIOIbhOHk. Y aquí una breve biografía: https://www.ria.ie/research-projects/1916-portraits-and-lives/connolly

5Este website (en inglés) fue hecho especialmente para las celebraciones: http://www.ireland.ie

El Partido Popular y lo superfluo en la naturaleza

No me acuerdo si el enunciado es así, pero al parecer en na naturaleza no hay superfluos. Y, si los hay, se encarga de eliminarlos. En el poder pasa algo parecido.

Siempre me ha resultado curioso que se hayan destapado tantos casos de corrupción1 de un partido de derechas, como pasa con el PP (Partido Popular) en España, antes y durante su turno de poder.

Es curioso porque el núcleo de poder de cualquier sociedad protege a la derecha cuanto pueda – dentro de un límite que no amenace su propia existencia –, aún más en uno de los grandes países del Occidente. La derecha no representa ningún peligro a las estructuras capitalistas. De ahí que sea “recompensada” por los dueños del poder (legislativo, judicial, empresarial).

En 2015, sobre todo después de las elecciones generales, pareció consolidarse la idea de que el PP es superfluo en la política española. Hay un nuevo partido, de gente joven, que puede reemplazarlo y hacer desaparecer el desgaste que acumula sin pérdidas para el campo conservador: Ciudadanos. Se presenta de manera diferente y, como era necesario para que cumpla esa función, como el primer adversario de la corrupción.

El año pasado, el partido alcanzó 13,93% de los votos y 40 escaños2, un resultado expresivo para un grupo nuevo, pero abajo de lo que predecían institutos y del potencial trompeteado por la prensa. El tiempo lo dirá si Ciudadanos sabrá completar el reemplazo o si el PP conseguirá una improbable remontada de imagen. Albert Rivera, su líder, tiene una cara muy joven para el elector tradicional del PP. Y la fuerza de los partidos que la prensa llama “emergentes” (Podemos y Ciudadanos) para sepultar el tradicional bipartidismo está todavía por probarse. Pero a ojos de 2016 el PP es claramente un partido superfluo y, por lo tanto, reciclable.

1Aquí el diario conservador El País hace un resumen de los casos de corrupción contra el PP hasta la fecha (2014).

http://politica.elpais.com/politica/2014/10/28/actualidad/1414520083_814722.html

2Resultado de las elecciones generales en España: http://resultados.elpais.com/elecciones/2015/generales/congreso/

El monstruo

Hay varias películas con el nombre “Leviathan”. La del director ruso lleno de consonantes Andrei Zvyagintsev (2014) es una pintura de la corrupción en su país, pero según el propio autor fue inspirada en un caso en los Estados Unidos.

Las críticas a la película hacen referéncia a un monstruo de origen bíblica. Los cuentos religiosos me cansan en demasía y prefiero la conexión obvia con la obra clasica de filosofía política de Thomas Hobbes Leviathan (1651).

Los expertos dicen que el libro refleja la época de Hobbes, en que Inglaterra estaba radicalmente dividida entre ricos y pobres, monarquistas y republicanos – o sea, 2015 :). Además, asinalan que lo escribió bajo la influencia de diez años de guerra civil. Eso explicaría la noción de que el Estado sería la manera de preservar el hombre de su propio instinto destructivo.

Barcos abandonados en el mar
Barcos abandonados en el mar, inertes, incapaces

Hobbes habla del poder, un tema que me fascina. Él consideraba que la manera más efectiva de usar el poder en sociedad era cederlo a un soberano (gobierno), a quien llamó Leviathan. El ser humano es naturalmente egoísta, según su argumento, y la forma de controlar esa característica sería dar autoridad a un gobierno capaz de obligarlo a ser civilizado. El problema es que su teoría lleva a una monarquía absolutista1.

Zvyagintsev revela su inconformidad con la política rusa al declarar que, con 50 años, nunca ha votado2. Dice que es inútil, sin sentido, pues no cambiaría el sistema. El Occidente lógicamente destacó la crítica del director a la Rusia actual. No sabría decir si era esa su principal intención, pero la calidad de la película es innegable.

Leviathan (2014) se pasa en un pueblo en la costa del Mar de Barents, norte de Rusia
Leviathan se pasa en un pueblo en la costa del Mar de Barents, norte de Rusia

Él usa muy bien la poesía de las imágenes de abandono, inutilidad y soledad de barcos hundidos, el esqueleto de una ballena, el paisaje, el mar. Sus actores, bastante cómodos, convencen desde el principio y sus metáforas son sutiles. También es duro, como suele ser la relación con el poder, especialmente el poder contemporáneo que mayormente nos oprime, censura, limita y ahoga.

1. Ese video hace un resumen del pensamiento del libro El Leviathan.

2. En esa entrevista al inglés The Guardian el director se dice desinteresado en política, pero justifica que reacciona a lo que ve a su alrededor.

Golpe Paraguayo

En Brasil, solemos hacer chistes con los productos paraguayos. En parte es por nuestra arrogancia de “grandotes”, pero también porque Paraguay es una conocida ruta de contrabando – desde electrónicos hasta destilados.

Lo que la derecha más fascista intenta imitar ahora en Brasil no es chiste. El expresidente paraguayo Fernando Lugo fue derrocado en un golpe que en mucho se parece al que políticos cavernícolas y sin escrúpulos quieren reproducir contra la presidente brasileña, Dilma Rousseff (PT).

La historia, se dice, se repite como farsa. Aunque pudiese ser criticado por varias acciones u omisiones de su gobierno, Lugo fue retirado del cargo en un juicio exprés ilegal – que empezó el viernes y terminó el sábado – por “mal ejercicio de sus funciones”.

El pretexto, entonces, fue la masacre de Curuguaty en 2012, acción de desalojo que resultó en la muerte de 11 campesinos y de seis policías – varios relatos en la prensa hacen referencia a la presencia de francotiradores infiltrados entre los campesinos. La oposición, lógicamente, atribuyó la responsabilidad a Lugo. En realidad, venía intentando derrocarlo y ya había presentado más de 20 pedidos de juicio político cuando sucedió la masacre1.

El proceso fue tan escandaloso que el Mercosur suspendió Paraguay de sus funciones en el bloque comercial – el Mercosur tiene una cláusula democrática que fue considerada violada por el golpe parlamentario. Los Estados Unidos, obviamente, no consideraron que hubo golpe y exigieron que la OEA (Organización de los Estados Americanos) no tomase ninguna medida contra el Paraguay.

“La oligarquía y el imperialismo jamás cesan de conspirar y actuar, y si parece que están resignados esta apariencia es enteramente engañosa, como lo acabamos de comprobar hace unos minutos en Asunción”, escribió el politólogo y sociólogo argentino Atilio Borón tras el golpe2.

Hay que recordarse la historia paraguaya para comprender por que, aunque no haya sido capaz de promover el cambio que se esperaba, Lugo era incómodo. “Paraguay ha sido durante mucho tiempo una de las peores dictaduras en el continente americano, manejado por una pequeña clase terrateniente organizada en el Partido Colorado, con miserables condiciones para el campesinado, la mayoría del cual pertenece a pueblos indígenas”, escribió el sociólogo norteamericano Immanuel Wallerstein.

Lugo “fue el primer político de izquierda a ganar una elección en Paraguay (excepto por una corta victoria de alguien en 1936, quien fue depuesto en un año)”, observó Wallerstein. También hizo parte de una ola de victorias para partidos de izquierda en la región, dando alguna esperanza a Paraguay, explicó el sociólogo.

No son pocas las semejanzas con lo que se intenta en Brasil. Los optimistas – entre los cuales no me incluyo – dicen que Brasil es mucho más complejo que Paraguay y un golpe parlamentario tendría muchos obstáculos. Veamos, entonces, los datos.

Lugo fue elegido en coalición con un partido centrista (PLRA), que abandonó su gobierno para derrocarlo y el vicepresidente Federico Franco, del PLRA, asumió el poder – Dilma está asociada al conservador PMDB, de su vicepresidente Michel Temer, que asumiría en su lugar caso el juicio sea efectivamente abierto.

Por la Consitución, si el juicio empieza, la presidente es apartada del cargo por 180 días, mientras dure el proceso. Pero obviamente el caos ya estaría instalado y la prensa (120% golpista) se encargaría de no permitir que el juicio fuese legítimo, ni los vendepatria estarían interesados en la legalidad.

El expresidente paraguayo no tenía apoyo en el Senado – encargado del juicio. La presidente brasileña tiene una mayoría ficticia, que depende del traicionero PMDB, partido que a cualquier momento puede hacer acuerdo con los golpistas, aunque estén liderados por un corrupto denunciado por lavado de dinero3.

Obsceno como suele ser, el PMDB ya dio señales de que traicionará el gobierno, empezando por el vicepresidente, el líder de los infiltrados. Dilma cuenta, como mucho, con 30 votos garantizados entre los 81 senadores (cuenta mía), más la incógnita del PMDB. El pedido necesita ser aprobado por dos tercios de los presentes y muy bien los covardes pueden simplemente ausentarse para derrocar el gobierno.

La presidente brasileña es “acusada” de simular un préstamo con un banco público para pagar benefícios sociales. En resumen, sacó de la cuenta pública para pagar el Bolsa Familia, el principal programa social del gobierno y uno de los más grandes del mundo en número de participantes.

No está acusada de corrupción, cuentas secretas, lavado de dinero, por forrarse en el cargo. Como se sabe, Brasil enfrenta crisis económica y el gobierno utilizó – como también hizo el opositor Fernando Henrique Cardoso (PSDB) cuando gobernó, antes del PT, sin jamás ser molestado por eso – dinero del banco público sin solicitar un préstamo formal. Y luego lo devolvió, lógicamente.

No solo no es crimen de responsabilidad – el nombre dado a una acusación que puede generar el juicio político contra un presidente – como siquiera está previsto en la Constitución, pues ella fue escrita antes que esa práctica fuese cuestionada. No es razón para impeachment. Podría ser, quizá, motivo de sanción, multa u otro tipo de punición, pero no está escrito.

Como pasó con Lugo, al día siguiente de perder la elección la oposición ya estaba en los tribunales contestando el resultado con reclamaciones que serían para reírse, no fuesen vergonzosas. La victoria de Dilma en 2014, cada día me convenzo más – sobre todo cuando se ve lo que pasó en Argentina y Venezuela -, fue algo muy inesperado por la derecha latinoamericana e internacional que le apoya. Fue tan sorprendente, ante el violento cerco de la prensa que sufrió, que no le dieron un día de descanso desde que asumió, conspirando sin parar para poner fin a su gobierno.

En la cabeza de esa derecha venida directamente de la Edad Media, existía “democracia” cuando ella ganaba, pero el “juego” dejó de interesarle cuando pasó a perder elecciones. No tengo dudas sobre el futuro. La derecha aprende de sus errores y ahora viene a por todo.

1.La primera “acusación” contra Lugo fue presentada solo 72 horas después que había asumido la presidencia.

2.Fuente: http://www.atilioboron.com.ar/2012/06/por-que-derrocaron-lugo.html

3. El presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha (PMDB), fue denunciado en agosto por el Procurador-General de la República por corrupción y lavado de dinero. La denuncia dijo que pidió US$ 5 millones de soborno para “facilitar” la construcción de navios por la petrolera Petrobras, entre otras cosas bastante peores. Durante la investigación, se descubrió que tenía cuatro cuentas secretas en Suiza – sobre las cuales mintió, negando su existencia. Pero sigue comandando el juicio contra la presidente porque sirve al propósito de los golpistas, mayoría en el parlamento.