El regreso al lado oscuro.

No estaba planeado pero todo ocasiona efectos más pronto que tarde. La sorpresa fue evidente, en parte se podía esperar pero a la vez la confirmación siempre tiene su aquel aliciente que inquieta a más de uno. La cabeza del diablo aparece siempre por ciertos huecos.

Después de muchos años sin necesidad de tocar elementos privativos, después de muchas maneras de sobrevivir en un oasis de posibles respuestas, nos vemos reducido y sobre todo simplificado a lo que son las cosas evidentes, comunes y generales, o sea nos gusten o no.

Solo ha hecho falta una semana, pero una semana quizás más que suficiente para percatarse que “ni modos” así son las cosas, y ya no solo es por usar esa herramienta teóricamente administrativa y sobre todo que resuelve muchos problemas, sino que sorprende aun muy gratamente como se debe usar. Encontrando dentro de ella unas normas tristemente inauditas así como insospechadas, un ejemplo de esto es que se debe usar si o si o también por que si las mayúsculas. Luego claro me quejo de que algunas personas sin darse cuenta y sin querer pues se pasan el día escribiendo en puras mayúsculas. Ahora les entiendo.

Pasar el lado oscuro con ciertas herramientas todavía libres, abiertas y sobre todo sin costo (que solo así lo entiende la empresa) es un reto interesante regresar a lo que por años no había sido, pero la verdad o la cruda verdad de ella misma parece que siempre sale a flote constantemente e incesantemente.

No se como será el tiempo, no se como sobreviviré, no se como funciona o funcionará todo el mecanismo, solo por si acaso ya puse método respaldo de forma automática, aquí uno ya no fía de cualquier posible caída. El miedo o pánico parece existir por los primeros días, las dudas, así como las sospechas enormes de no saber si estamos haciendo las cosas bien confirma que queremos de una forma u otra un punto retorno reconocible y accesible. Muchas veces uno dice “solo por si las moscas”.

Regreso al lado oscuro, siento al viejo Bill Gates mucho mas lejos de lo que me esperaba, me he encontrado con un ecosistema que ha sido por instante un poco crudo, duro y sobre todo desesperantemente inmanejable. Me confundo y todavía no se si es un Win8, un Win10, o una terminal de otro Win Server. El caso es que las ventanas están por ahí y no debo distraerme tanto, sino ir al grano y dejar las cosas “como son”. Recordando a veces como hacía antes y sobre todo con que programa o herramienta divertida te ayudaba.

Pero ahora toca reciclar muchas cosas, los mejores recursos, las mejores herramientas, los mejores trucos, la velocidad, incluso algunas teclas función nuevas hace que te sitúes en otro nuevo nivel. Mi mente busca mi anterior escritorio, busca las teclas y sobre todo la libertad de abrir terminales, ordenes y ficheros mas simples, sencillos y humildes.

Me declaro irreversible, irreconocible, insospechado, incluso inhóspito, pero curiosamente el fin de todo es el bien, el beneficio y sobre todo los buenos resultados. No lo dudo, no lo cuestiono, pero de ahí ha decir que el fin justifica los métodos y los medios pues no se, “que quieres que te diga”.

Ventanas grandes por favor.

Como clientes tengo dos arquitectos pero hoy quiero centrarme en uno que tiene una característica (o carácter por que no decir) peculiar.

Hace uno o dos meses le vendimos una pantalla super altísima resolución, basta decir que su monitor es 4k. Característica que prácticamente se le puede considerar como inmejorable. Tuvo suerte porque tenía ya en su Pc Lenovo una Nvidia también modelo media-alta gama. Con buenas y sendas salidas que no son pues vga normales y clásicas como estamos ya demasiado acostumbrados.

Pero el tema que me trae aquí no es la parte técnica o resolución, no es nada de eso, lo que me tiene un poco incomprendido y sobre todo insospechado es que teniendo tal monitor, tal cantidad de puntos y píxeles en la pantalla, teniendo tanto pero tanto espacio aun así con todo lo que casi debe recorrer el ratón sobre la mesa para que el puntero se desplace bien de un lado al otro del escritorio informático, pues con todo eso siempre, siempre pero siempre abre todas las ventanas maximizadas. Repito, todas las ventanas que abre siempre ocupan toda pero toda la pantalla. No importa que sea, o para que sea, o hasta donde sea, es que todas se abren con el ton y son de ocupar todo el enorme monitor de 4k (o sea de 4096×2160).

No lo entiendo, no se ve nada, o mejor dicho no hay nada que ver, se desperdicia enorme espacio. Obvio muchas ventanas, mensajes o áreas de trabajo no tienen ni con que rellenar o hacer útil todo esa amplitud.

Lo que menos pero todavía menos entiendo para que haga eso es que resulta ser arquitecto, o al menos en oficina de arquitecto trabaja, si ve planos obviamente, pero quizás está mas tiempo haciendo las cotizaciones, cálculos, estructuras y otras operaciones varias incluso en Excel y programas específicos. Y ya se pueden imaginar la risa me dio cuando vi a toda pantalla una hoja cálculo con muchas casillas en color amarillo (mis ojosshhh).

Bueno pues es un caso importante de analizar y comprender pues la perspectiva que tiene el ser humano con la tecnología, con la capacidad de trabajo, incluso pues con la propia multitarea, solo ve, sabe y entiende lo que tiene delante (de las narices).

Todo lo demás no cuenta, me recuerda pues al tipo manejo vial de los automóviles, es muy cierto que siempre miramos enfrente, pero eso no quita ni prescinde que debamos siempre observar y tener mucho cuidado con lo que sucede en los costados e incluso en la parte posterior.  Termino así con la famosa frase de… “un poco de por favor…”.

 

Buen fin de semana. XikuFrancesc.